La instalación de un toldo en el hogar para favorecer nuestro ahorro de energético

instalación de un toldo en el hogar

Pensar en ahorro energético generalmente implica etiquetas energéticas conectadas a Internet, máquinas climáticas o control climático. Pero, a veces, ahorrar en las facturas de electricidad y proteger el medio ambiente es tan simple como realizar la instalación un toldo en el hogar, que puede cambiar la irradiancia solar de ventanas y paredes exteriores.

Este mecanismo es muy antiguo y se lleva utilizando desde el siglo I d.C. Si sigue vigente hoy en día, no es solo porque aporta una bonita decoración. Proteger las paredes, especialmente los ladrillos y otras paredes de mampostería, puede evitar que parte del calor ingrese a la habitación durante el día. Así funciona el toldo para combatir el calor.

¿Por qué los toldos pueden proteger del calor?

En verano, lo mejor es estar a la sombra, porque el sol “calienta”. Esta simple afirmación esconde un principio básico: esta estrella fusiona moléculas de hidrógeno y libera fotones, que nos transmiten energía. Si impactan directamente, lo llamamos radiación directa.

Para ello debemos sumar la radiación reflejada (la radiación que nos quemará si vamos a la nieve) y la radiación difusa (la misma radiación se da también en los días nublados). Para cualquiera de estas tres situaciones, colocar un objeto entre la trayectoria de los fotones y nosotros (desde el árbol hasta el toldo) reducirá la irradiación o radiación incidente. Un toldo es una lona que produce este tipo de sombra, aunque también se puede utilizar para resguardar la casa de la lluvia o para proteger la casa de los vientos cruzados, su principal finalidad es resguardar la casa en verano. El aire caliente debajo de la tela se calienta y se propaga por convección, tirando del aire más frío hacia arriba.

Toldo fuera de la ventana

Este sistema se suele colocar en terrazas o ventanas. Por lo general, en aberturas donde entra la luz del sol y el mecanismo es fácil de operar. No obstante, vale la pena considerar instalar estas lonas en parte de la pared exterior o en la mayor parte de la superficie del ático. Es decir, cubre el área que no es el cristal.

La arquitectura española se define a menudo como “fábrica“, que es un método de construcción en el que elementos como los ladrillos se apilan con mortero. Por tanto, nuestras paredes son gruesas y pueden almacenar mucha energía. Esta capacidad se denomina como masa térmica y es muy útil.

En invierno, aunque no haya más luz solar, las casas con alta calidad térmica pueden ayudarnos a calentar el interior. El calor diurno ha penetrado en las paredes y lo liberarán después de unas horas (a veces hasta 12 horas), que es más intenso en verano.

Cuanto mayor sea la masa térmica, más ventilación nocturna necesitamos. Lo mismo ocurre con el suelo irradiado. Si abrimos las ventanas y la luz del sol brilla en la casa durante varias horas, el suelo desprende calor al cabo de unas horas.

Colocar un toldo frente a la pared puede evitar la radiación directa y también evitar que la pared se sobrecaliente. Combinado con un buen aislamiento interno, el toldo puede salvar algunos grados en el interior. Recordemos que cada grado que bajamos o subimos el termostato se factura.

La instalación de toldos externos puede reducir el consumo energético así como también  el efecto invernadero.

 

Elementos de fijación y paneles solares

El toldo de tela se puede plegar y es un elemento flexible y versátil. Sin embargo, no son necesariamente la mejor solución para escapar del calor del sol del verano. Los aleros horizontales de las ventanas también son una solución interesante. La idea es proteger las ventanas de la luz solar vertical en verano, y dejar pasar la luz en invierno cuando la luz solar es mucho más baja.

En un país como España, el ángulo del sol supera los 70 grados durante el solsticio de verano, pero al mediodía durante el solsticio de invierno, el ángulo del sol no llega a los 25 grados.

¿Cómo de grande tiene que ser el toldo que necesito?

Si nuestra fachada está orientada al sur, oeste y este, la instalación de toldos en verano debería ser una de nuestras prioridades de ahorro de energía. Esto significa que si los fondos son escasos, debe concentrarse primero en los toldos en el sur, luego en el oeste y luego en el este. Las fachadas orientadas al sur han sido las más sentenciadas porque están expuestas a la radiación durante todo el día.

El montaje de toldos va más lejos del confort térmico. Se trata de una solución muy asequible para evitar el consumo de energía en los meses más calurosos. Dicho de otra manera, el toldo es una inversión. A diferencia de los acondicionadores de aire, los toldos no consumen energéticamente, ni producen calor. Si lo equiparamos con otras soluciones, es un mecanismo de aire acondicionado pasivo.

Además, los toldos tienen una conservación básica, son asequibles y, al ser de tela, el mantenimiento también es sencillo. Hay que tener en cuenta, que en algunos municipios requieren que todos los toldos tengan efectos visuales similares, por lo que es conveniente revisar la normativa y pedir permiso a la comunidad antes de realizar una inversión de retorno total. Si necesitas asesoramiento en este aspecto o quieres contratar a instalación de toldos, puedes contactar con Instalaciones Jace sin compromiso.

Deja un comentario

¡CONTACTA CON NOSOTROS!

679 32 90 24

Calle Benjamín Palencia, 2 Torrejón de Ardoz, 28850 (Madrid)

SOLICÍTANOS PRESUPUESTO



    ToldosPergolasEstoresMosquiterasMamparas de BañoPersianas antirroboOtros